Usabilidad web en el sector salud

Home » Blog » Usabilidad web en el sector salud

usabilidad web en sector salud

Posted on

 

El término usabilidad está en boca de toda marca o negocio que posea un sitio web, incluyendo páginas relacionadas con la salud o el sector sanitario. Su correcta implementación es un factor decisivo para una buena navegabilidad, una óptima experiencia de usuario y, por tanto, un mejor posicionamiento SEO.

¿Qué entendemos por usabilidad web?

Aunque la RAE no registra este término, desde una visión general, podemos definir la usabilidad como el grado de practicidad que posee un elemento cuando interactuamos con el mismo. Si aplicamos esto al entorno web, hablaríamos de calidad en la navegación entendida como sencilla e intuitiva, donde la practicidad viene a través la facilidad para encontrar lo que se busca.

Que el usuario encuentre fácilmente lo que busca implicará una mejora en las estadísticas de calidad de las visitas web, ya que el índice de rebote disminuirá. Además si la experiencia recordada con dicha visita es positiva, las posibilidades de que vuelva a visitar la web aumentan significativamente, con lo que estaremos ayudando a fidelizar.

Usabilidad en salud

Ya sabemos que hoy en día 3 de cada 4 usuarios afirman consultar en Internet sobre una dolencia antes de acudir a su médico y que en este tipo de búsquedas se incluyen los estilos de vida saludables (54,2%); las enfermedades (52,1%); los síntomas de éstas (50,9%) o remedios (47%); según datos del ONTSI.

Es evidente que el usuario se enfrenta a una importante cantidad de información. La correcta usabilidad web debe ser capaz de que el usuario realice esa búsqueda de forma sencilla y encuentre lo que busca de manera rápida.

usabilidad web

En muchas ocasiones, en el sector sanitario, se utilizan más tecnicismos de lo habitual o se tiende a organizar la información por una lógica de trabajo interna más que de accesibilidad a la misma. Por eso, especialmente en este sector, es fundamental realizar los diseños web pensando en el usuario.

Para que una web del sector sanitario o farmacéutico tenga una buena usabilidad es indispensable que su diseño sea útil, estético y minimalista.

Un diseño web útil que se adapte a los distintos dispositivos de navegación sin que dé la sensación de haber cambiado de página web. Que facilite la navegación, por ejemplo con un menú siempre visible o haciendo uso de las migas de pan o breadcrumbs.

Un diseño estético que sea fácilmente legible y ayude a la intuición, por ejemplo mediante un código de colores que se corresponda con niveles de información o apartados de la web. Además una web estéticamente atractiva es más fácilmente recordable y susceptible de visitas reincidentes.

Un diseño web minimalista que no muestre información innecesaria, que esté orientado a un objetivo claro y favorezca su consecución mediante una estructura coherente al mismo. Por ejemplo no poniendo en lugares preferentes información sobre la historia de nuestra marca si  lo que buscamos es una petición de consulta o vender un determinado producto o servicio.

Por último, y no menos importante, la velocidad de carga de una página web está directamente relacionada con su usabilidad. Cuanto más rápido cargue nuestra web, mejor usabilidad estamos ofreciendo. Muchas webs de salud fueron pioneras en poseer una presencia digital y ahora esto les puede suponer una carga porque la programación sobre la que se crearon no está optimizada para las necesidades y volúmenes actuales, penalizando así la experiencia de usuario y, con ello, el propio posicionamiento orgánico.

La usabilidad web, tanto para páginas del sector salud, como para cualquier otra industria, debe tener al usuario en el centro y desarrollar sus diseños pensando en la operatividad para el mismo.