DIGITALIZACIÓN EN PHARMA – CoronaCAMBIOS-19, 20, 21… (II parte)

Home » » Categoría Blog 1 » DIGITALIZACIÓN EN PHARMA – CoronaCAMBIOS-19, 20, 21… (II parte)

Posted on

Transcurría el mes de enero de 2019 y no pocas compañías del sector Pharma tenían su estructura digital en pañales. El entorno se lo va restregando cada vez más. La más importante escuela de negocios orientada a Salud y Pharma en España convoca unas jornadas sobre la Transformación Digital del Sector Salud con los más brillantes ponentes nacionales y foráneos. Se trata de un programa ejecutivo que facilita el conocimiento y aplicación de los resortes y transmutar las compañías para cubrir las necesidades del siglo XXI. Va dirigido a Directores Generales, miembros del Comité de Dirección y Responsables de Estrategia Digital. Un par de semanas antes del inicio, la sesión se desconvoca. Solo había 4 asistentes confirmados.

Dos años antes, el 9 de enero de 2017, en una lectura reposada de domingo, leo este titular: La mentalidad de los empleados, principal obstáculo para la plena digitalización. Enlacen, ya verán. Este titular no me cuadraba. En absoluto. Teniendo en el bolsillo más de una década de experiencia en más de tres direcciones diferentes dentro de un comité de dirección Pharma, ese titular me desorientaba. Buceo en el artículo con la desazón que la controversia me generaba, “et voilà”. Efectivamente, con permiso de la autora, creo que el propio artículo contenía entre su texto el titular que sí definía realmente cuál era el “principal obstáculo para la plena digitalización”. En el ecuador del artículo figuraba la clave del, permítanme de nuevo, citado titular: “El primer requisito es contar con una dirección dispuesta a llevar a cabo el proyecto y, sin un claro liderazgo del CEO, no hay cambios posibles”.

Junten ustedes estos dos primeros párrafos. Ya está. Por supuesto y como no podía ser menos, la voluntad y dirección del cambio parte siempre del núcleo directivo. De los dirigentes mana la cultura y orientación de la empresa, o debe. Ante una decisión comprometida por un comité con la transformación digital en este caso, los dirigidos, incluyendo el propio comité que se autoimpone, tienen dos opciones y una de ellas es abandonar a compañía. Ya saben.

Como en “El traje nuevo del emperador” de 1837, también conocido como “El rey desnudo” de Hans Christian Andersen, un apocalíptico virus ha tenido que expulsar su aliento amenazante para que algunos comités contemplaran, por fin, su desabrigo digital. El obligado confinamiento de sus plantillas ha disparado la necesidad de cubrir menesteres laborales, formativos e incluso comerciales. Esa función ha de ser cubierta a través de las imprescindibles cultura y herramientas digitales correspondientes. Ni estaba impregnada la una, ni desarrolladas en la organización las otras. En general, insisto.

Y claro, a la fuerza ahorcan. Como pollo sin cabeza y de un día para otro, se buscan herramientas y medios, se buscan materiales y programas, incluso ¡¡¡se buscan especialistas digitales internos para hacerlo posible!!! A día de hoy, hay compañías que están buscando expertos en transformación y desarrollo digital para incorporarlos inmediatamente incluso sin haberlos entrevistado en persona (Digital Recruitment lo llaman…) por motivos obvios de reclusión hogareña. Que sea para bien.

La experiencia nos dice que cuando has abusado de la procrastinación y las circunstancias te obligan a reaccionar con prisas y en plazos cortos, los resultados no suelen ser los mejores. Una de las áreas más afectadas en Pharma, por estar los habituales lugares de trabajo saturados y con altos riesgos de transmisión vírica, ha sido la comercial. La visita médica, tan necesaria como útil, ha sufrido el zarpazo laboral de la pandemia. El área digital surge como complemento al imprescindible desempeño e interacción personal y se convierte en una disciplina versátil para nuestros delegados. Lo abordaremos en un artículo específico en menos de una semana, pero aquí también está casi todo por hacer y la improvisación vence a la planificación.

Para toda esta referida y apresuradamente obligada transformación digital, aunque parezca un anacronismo, Roma también tiene algo que enseñarnos. El hijo adoptivo de César, Augusto, en su trabajo mesurado pero continuo para asentar su poder personal, utilizaba con frecuencia un sabio lema. De hecho, alguno de sus biógrafos afirmaba que este primer emperador romano adoptó este preciso oxímoron como consigna personal que resumía su modus operandi: FESTINA LENTE (Apresúrate despacio).

No hubiera estado nada mal que este sabio aviso hubiera presidido la agenda de algún comité del ayer para ajustar satisfactoriamente la transformación digital empresarial a las necesidades del hoy. Se habrían evitado este desasosiego digital.

Francisco José García Pascual

22_04_2020 año de la pandemia

PUBLICADO EN SANIFAX EL 21_04_2020