La analítica en los informes de redes sociales

Home » Blog » La analítica en los informes de redes sociales

Analítica en redes sociales

Posted on

De la misma manera que medimos los resultados que obtenemos a través de las diferentes acciones que desarrollamos en torno a nuestra web, parece obvio que una analítica similar forme parte de los informes de redes sociales para tener constancia de lo que conseguimos con nuestras acciones en estos canales de comunicación de la marca.

La labor del community manager va más allá de monitorizar las redes sociales de la marca que gestiona, alimentarlas de un contenido interesante y apropiado para sus comunidades y/o interaccionar con ellas. También es necesario que sepa interpretar todas las interacciones sociales que se están dando en estos canales, y para ello necesita de una analítica de social media.

Analizar el impacto de las acciones sociales no solo es importante para saber si estamos cumpliendo nuestros objetivos, sino que también es la mejor forma de justificar el trabajo que se desempeña y los resultados que obtiene la inversión del cliente (ROI).

Para llevar a cabo la analítica en los informes de redes sociales no sólo es importante conocer las herramientas que nos faciliten esta recogida de datos, sino que previamente tenemos que hacer una reflexión en la que determinemos qué queremos medir y cómo presentar los datos que iremos recopilando, algo que irá en función de los objetivos marcados.

Definir objetivos para el análisis de social media

Los objetivos que nos marquemos en redes sociales estarán sujetos a la estrategia general que tenga la marca a nivel online, pero lo más importante es que dichos objetivos deben seguir la pauta SMART:

Specific = Deben ser específicos. Si queremos aumentar nuestra comunidad, el objetivo debe tener un número concreto “Queremos llegar a 800 seguidores”.

Measurable = Deben ser medibles. Precisamente por ello es necesario ser específicos, para poder monitorizarlos.

Achievable = Deben ser alcanzables. Aunque debemos marcarnos objetivos que supongan un reto, también debemos ser capaces de alcanzarlos.

Realistic = Deben ser realistas. Hay que formular objetivos de acuerdo a los medios y recursos de los que disponemos. No podemos pretender pasar de 500 a 800 seguidores en 2 semanas si no vamos a tener el tiempo y/o dinero necesario para dedicarlo a su consecución.

Time Bound = Deben ser temporales. Es necesario marcarnos un tiempo. De esa manera nos estaremos motivando y, una vez conseguido el objetivo, podremos definir el siguiente.

KPIs en la analítica de redes sociales

estadísticas social media

Una vez definidos los objetivos a conseguir, debemos detallar también los indicadores de rendimiento clave, o KPIs, para poder evaluar objetivamente los datos.

En función del tipo de objetivo que hayamos definido, necesitaremos analizar unos determinados KPIs. Así, si hablamos de objetivos relacionados con el alcance de nuestras publicaciones, nuestros parámetros a controlar serán las impresiones que consigan el contenido que publicamos, así como el número de visitas que recibe nuestro perfil y el control del número de integrantes de nuestra comunidad (a mayor comunidad, mayor posibilidades de aumentar las impresiones).

Sin embargo, si nuestros objetivos están ligados a las interacciones con nuestra comunidad (engagement), los KPIs de control serán los likes, shares, comentarios, respuestas y clics que obtiene nuestro contenido, así como las veces que nuestros seguidores nos han mencionado en sus publicaciones o hemos recibido mensajes privados de ellos.

En el caso de que nuestro objetivo esté relacionado con una campaña específica de ventas, y dependiendo del momento en el que se encuentre dicha campaña, nuestros KPIs de control serán el número de leads conseguidos a través de nuestros perfiles sociales (por ejemplo mediante un formulario basado en un juego o un sorteo) siempre y cuando nos encontremos en una fase temprana de la campaña en la que se está generando una base de datos con la que poder actuar posteriormente; el tráfico redireccionado a nuestra web desde las redes sociales (si es que queremos enviar a nuestros seguidores a una landing específica donde puedan realizar la compra); o el número de ventas realizadas en el propio market place de la red (como puede ser con Facebook o con Instagram).

La analítica que reflejemos en los informes de redes sociales va a ser la que verdaderamente nos ayude a determinar si la consecución de objetivos está yendo por el camino adecuado o si, por el contrario, debemos tomar medidas correctivas.

Imágenes: Freepik