Los cinco pilares de la marca personal en Internet

Home » » Categoría Blog 1 » Los cinco pilares de la marca personal en Internet

Posted on

Seguramente en más de una ocasión has buscado tu propio nombre en Google. ¿Te gustó lo que encontraste? Pues precisamente ese es el rastro que dejas para los demás en el mundo digital.

 

Nuestro contenido dice mucho de nosotros, seamos o no profesionales que usamos Internet. Pero es precisamente si pertenecemos a ese segundo grupo que tenemos que tener mucho más cuidado con la imagen que proyectamos en el universo 2.0.

 

¿Tu trabajo te define en Internet como te gustaría que lo hiciera? Si has respondido que no a esta pregunta es importante que comiences a trabajar en tu legado digital y no, no se trata solo de tener un perfil en LinkedIn y un portfolio bajo un dominio con tu nombre, hay más cosas que tener en cuenta.

 

  1. Mantén una buena reputación online (o límpiala)

Busca en Google tu nombre imaginándote que eres un cliente de tu marca o un empleador, y si ves cosas que preferirías que no se vieran, elimínalas. Seguramente a ningún cliente le interese verte de fiesta con una copa de más o pasando un domingo de resaca, así que obvia este contenido de tus redes sociales.

 

Puedes también configurar alertas de Google para que, si algún contenido nuevo con tu nombre o el de tu marca llega a Internet, lo sepas de inmediato y puedas gestionarlo.

  1. Sé tú mismo

No mientas, sé auténtico. Si exageras el éxito o la calidad de tu marca o producto para presumir se nota (y mucho), así que lo mejor que puedes hacer para dar una buena imagen es limitarte a mostrar al mundo lo que verdaderamente eres y puedes ofrecer.

 

  1. Muestra lo que aportas al sector

Tu interacción en Internet, en redes sociales, o en tu blog no debe ser únicamente por y para ti. Tu marca personal también debe demostrar tus contribuciones a tu sector. Es importante que muestres el valor que agregas, que interactues y muestres abiertamente cómo apoyas a tus compañeros de sector ya sea a través de tu blog o en las redes sociales. Si colaboras en proyectos sin ánimo de lucro o apoyas activamente causas solidarias, cuéntalo también (sin presumir).

  1. Mantén tu marca al día

Estás en constante evolución, así que asegúrate de que tu presencia online lo es también. Para ello es importante que actualices periódicamente tus páginas profesionales, como tu perfil en LinkedIn, tus redes sociales (con tus trabajos actuales en tu perfil) y blogs. Si puedes enlaza con sus redes sociales para que los demás vean la autenticidad de los mismos y también lo que haces.

 

Recuerda que, como señalábamos al comienzo, tienes que mantener una imagen limpia, como si se tratara de un currículum. ¿Pondrías una foto de fiesta en tu currículum? Ahí tienes las respuesta de cómo y qué debes añadir en tus actualizaciones en redes.

 

  1. Homogeneidad

Por último pero no menos importante, debemos cuidar los pequeños detalles. Más allá de una imagen limpia y de diversidad que dé una idea clara de nuestros talentos y potencial, debemos asegurarnos de que haya al menos una característica general en toda tu marca.  Para ello intenta mantener un mismo nombre en todas las redes (a ser posible tu nombre real o el de tu marca), compre la URL de su nombre y si es posible, diseña un logo que te defina.