¿Cómo podemos potenciar nuestro contenido en LinkedIn?

Home » Blog » ¿Cómo podemos potenciar nuestro contenido en LinkedIn?

Posted on

 

LinkedIn puede ser una gran herramienta de contenido pero no siempre sabemos sacarle todo el potencial que ofrece. Para conseguir que el alcance y la exposición a nuestra audiencia sea mayor, tenemos que dejar de ver LinkedIn como un red social seria y aburrida para darle a nuestros contenidos más color y frescura.

No se trata de crear y ofrecer mucho contenido sino de ajustarlo a nuestra audiencia y sobre todo, a nuestros objetivos.

¿Cómo podemos pulir nuestro contenido de LinkedIn? A continuación te damos unas sencillas pautas.

1. Artículos más resumidos

Promover orgánica y correctamente nuestro contenido en LinkedIn se traduce en tráfico a nuestro sitio y en un aumento de nuestros clientes potenciales.

Sin embargo, si nos damos una vuelta por el timeline de LinkedIn, las publicaciones que contienen enlaces de terceros no se ven con tanta frecuencia.

¿Por qué sucede esto? Digamos que LinkedIn quiere mantener una comunidad comprometida dentro de la propia plataforma y no moverla a sitios externos, algo así como que su algoritmo podría estar diseñado para suprimir o mostrar en últimas posiciones las publicaciones que enlazan con sitios externos.

No hay una declaración oficial por parte de la red social que respalde esto, pero como explican desde el blog de Hootsuite, el algoritmo de LinkedIn segmenta las publicaciones en “spam”, “baja calidad” y “limpio”. Esto se hace para garantizar que los usuarios no estén expuestos a contenido indeseado.

Cualquier cosa clasificada como ‘spam’ es descalificada inmediatamente, mientras que cualquier cosa clasificada como ‘baja calidad’ tiene menos posibilidades de llamar la atención y en consecuencia, aparecer en el feed de los usuarios.

“El contenido es revisado por editores humanos”

Después de esta selección inicial, las publicaciones se prueban en nuestras conexiones para conocer su popularidad. Si se considera “popular”, las publicaciones se envían a los empleados de LinkedIn (sí, el contenido es revisado por editores humanos) quienes determinan si se mostrarán o no a personas fuera de nuestra red.

Según este procedimiento, los post con enlaces externos suelen acabar convertido en ‘spam’, lo que explica que aparezcan con menos frecuencia (o ni aparezcan) en el feed de noticias.

Entonces, ¿cómo evitamos esto?

Bien, la mejor forma es eliminar los enlaces a sitios web y dejar que nuestras publicaciones hablen por sí mismas. Esto significa que en lugar de buscar el clic con un enlace, intentemos dirigir a los usuarios a nuestra web dándoles un contenido resumido que deje ver el potencial de nuestra empresa (o nuestro) desde LinkedIn.

Lo ideal es coger esa entrada o artículo al que queríamos dirigir al público y resumirlo in situ. La mejor manera es dividir los párrafos en oraciones cortas o enumerar con bullets, como lo que hace la experta en Social Media, Vilma Núñez en esta imagen:

Podríamos pensar que disminuimos así el tráfico a nuestro sitio web, pero en realidad estamos por un lado venciendo al algoritmo y por otro, impulsando nuestro propio contenido. Si ofrecemos contenido de calidad el público no dudará en visitar nuestro perfil o hacer una búsqueda básica en Google para obtener más información sobre nosotros.

2. Menciones

Mencionar con una “@” a miembros relevantes o páginas de empresa en nuestras actualizaciones de LinkedIn. Es un truco simple pero efectivo para maximizar el compromiso de nuestro contenido.

Al hacerlo, no solo notificamos a las partes mencionadas, sino que también obtenemos la atención inmediata de su comunidad. Es una manera sencilla de conseguir amplificar nuestro alcance mucho más allá de nuestra propia red.

¿Cómo lo hacemos?

  1. Escribe ”@” y comienza a escribir un nombre en el recuadro. Verás una lista de personas o empresas que puedes mencionar.
  2. Haz clic en el nombre que desees de la lista y continúa escribiendo el mensaje.

 

3. Promueve tus perfiles de LinkedIn y Páginas de Empresa

Es importante que en nuestra página web o en otros puntos de acceso de clientes como nuestras tarjetas de empresa, newsletter o firmas de correos electrónicos, incluyamos nuestro perfil de LinkedIn.

Si lo hacemos y tenemos un contenido bien optimizado e interesante, se producirá de nuevo el efecto rebote: las personas que hayan llegado hasta nuestro perfil querrán saber más sobre nuestra empresa y acabarán encontrando nuestra página web.

4. Utiliza hashtags

Los hashtags harán que nuestras publicaciones sean más fáciles de encontrar por usuarios que están buscando información acerca de un tema concreto desde la herramienta de búsqueda de LinkedIn.

Es importante destacar aquí que debemos utilizar los hashtags justos y necesarios, destacando únicamente la palabra o el tema principal del que trate nuestra actualización.

Hay que utilizar los hashtags con cabeza y no aleatoriamente como en esta imagen.

Ten claro el target al que te diriges. Si tu red de contactos es principalmente anglosajona utilízalos en inglés o no conseguirás generar visibilidad a tus contenidos. Si utilizamos estos atajos con cabeza y nuestro contenido le parece relevante a nuestra red (volvemos al punto 1), es posible que lo compartan con sus redes, lo cual haría que nuestra exposición fuera aún más pronunciada.

Con esta información es hora de que repensemos nuestro contenido de LinkedIn y que le demos un cambio de aires para conseguir llevar a nuestro público donde queremos.