Cinco puntos clave para una buena creación de contenidos en un blog

Home » Blog » Cinco puntos clave para una buena creación de contenidos en un blog

Posted on

El blogging es una herramienta de marketing imprescindible. Con un buen blog podemos dirigir tráfico a nuestro sitio web y de este modo, conseguir clientes potenciales.

En este terreno no se trata de “cuanto más mejor”, sino de “cuanta mejor calidad, mejor”. Tenemos que tratar el contenido con cariño, desde la elección de su temática hasta el fondo y la forma.

 

Las keywords son clave

Si queremos posicionar bien los artículos de nuestro blog es de vital importancia realizar una investigación previa de keywords. Independientemente de que estemos creando una publicación nueva o una actualización, debemos tener una lista actualizada con las palabras clave antes de empezar a escribir. Esto nos ayuda desde el principio, ya que una excelente manera de hacer que una publicación sea popular es hacer que el titular responda a una pregunta específica basada en nuestras palabras clave.

Así conseguimos que los usuarios resuelvan su problema y aumentamos nuestras posibilidades de aparecer en los Featured Snippets de Google. Los Featured Snippets son un formato con el que los usuarios reciben una respuesta corta y directa a su búsqueda. Esto les evita tener que navegar a través de diferentes páginas.

Temas candentes

Con las keywords seleccionadas es hora de buscar el tema que trataremos. Aquí un apunte: el tema debe ser candente, vivo, estar al día.

Para saber “de qué se habla” en Internet que esté relacionado con nuestro producto, podemos investigar en foros. Uno de los principales es Quora, pero también están las sugerencias de autocompletado en la barra de búsqueda de Google. Con este pequeño esfuerzo nos aseguramos de dar con temas en los que la gente esté realmente interesada.

También podemos crear contenido más relevante y generar titulares más atractivos utilizando las propias preguntas de la gente. Un ejemplo: “cómo optimizar el SEO de mis artículos”. ¿Fácil, verdad?

Otro lugar perfecto para esto es Google Trends, donde podemos estar al día en  las últimas tendencias en torno a nuestras palabras clave. Incluso podemos ser los primeros en escribir un artículo sobre un tema concreto que buscan las personas.

Otra cosa importante: comprobar qué hace nuestra competencia buscando su nombre en Google. Gracias a esto podemos ver qué palabras clave específicas utilizan en sus artículos y aprovecharlas nosotros mismos para posicionar.

Darle ‘cariño’ al contenido

El contenido es la clave. Cuando nos encontramos con una página en blanco frente a nosotros, tenemos que esforzarnos en tratarla todo lo bien que se merece. No es cuestión de quedarse en blanco durante horas, sino de tener claro dos cosas: qué y cómo lo vamos a escribir.

Una vez que tenemos claro el tema (si hemos seguido los dos pasos anteriores deberíamos tenerlo) tenemos que asegurarnos de que lo controlamos al 100%. Para ello debemos buscar toda la información posible al respecto para poder dar una información veraz y contundente. Es importante no extenderse, ir al grano y sobre todo, resolver lo que los usuarios quieren saber.

Debemos tener en cuenta que antes de que un usuario abra el artículo verá la descripción de la página en Google. Por esto es importante que para atraerles hayamos hecho relevantes el título , los encabezados y la meta-descripción. En todos ellos debemos incluir  las palabras clave de destino.

Optimizar el contenido

La optimización del SEO es esencial si queremos que nuestros lectores nos encuentren.

¿Cómo podemos comprobar qué tan optimizado está nuestro texto incluso si aún no está publicado? Existen herramientas que nos ayudan a saber si nuestro artículo cumple con el SEO de manera optimizada. En este enlace tenéis varias de ellas, la mayoría son de pago, pero merece la pena. También los propios CMS como WordPress cuentan con sus propios plugins para optimizar el SEO. Así que ya sabes, no no hay excusas para no perfilar el contenido antes de darle al botón de “publicar”.

 

Monitorizar el rendimiento

Con nuestro contenido optimizado y publicado, el último paso es el de monitorizar su rendimiento tanto para la evaluación de la eficiencia de nuestros esfuerzos, como para la propia estrategia de nuestro blog. Para saber cómo de visible es nuestro contenido para los motores de búsqueda tenemos que controlar el tráfico orgánico  y esto podemos hacerlo mediante Google Analytics. 

Desde aquí podemos averiguar cuánto tráfico nos aportan las publicaciones actualizadas y cómo están funcionando las nuevas.

Es importante tener en cuenta también la cantidad de sesiones, la duración promedia de las sesiones y el porcentaje de rebote. Con esta información podemos identificar qué publicaciones están gustando más, cuáles menos y como resultado, pulir aquellas que tengan un desempeño inferior.

También debemos controlar los backlinks, los enlaces que recibe una página web desde otros sitios web. Estos no permiten identificar posibles canales de promoción y también controlar qué hace la competencia. Para hacerlo podemos acceder directamente desde la consola de búsqueda de Google donde nos ofrecen toda esta información.