¿Por qué es importante la curación de contenidos en redes sociales?

Home » » Categoría Blog 1 » ¿Por qué es importante la curación de contenidos en redes sociales?

Posted on

En un mercado competitivo y acelerado por los algoritmos como el de hoy en día, la curación de contenidos (content curation) es una parte fundamental de la estrategia en marketing digital. Y es que esta técnica nos permite difundir aquello que consideramos que es de calidad, tanto para nosotros como para nuestra comunidad, y al mismo tiempo cumplir con un ritmo de publicación constante que nos permita ser “visibles” en las redes.

Podríamos decir que, a grandes rasgos, la curación de contenidos consiste en seleccionar información relevante que añada valor a nuestra comunidad, filtrarla y organizarla, para después distribuirla de manera analítica y modificada.

¿Por qué debería apostar por el contenido curado?

Una de las mayores ventajas de compartir contenido curado, en lugar de solo el contenido creado por nosotros mismos, es que ese contenido de terceros te ayudará a cubrir la demanda de los algoritmos de redes sociales, que requieren de una frecuencia de publicaciones constante.

Por ejemplo, la vida media de cualquier tweet es inferior a 20 minutos. Si tu objetivo es permanecer presente en el feed de Twitter de tu audiencia y tu contenido caduca en 20 minutos, vas a necesitar bastante contenido para estar presente todo el tiempo. Como sabrás, es prácticamente imposible crear unas doce o veinte piezas de contenido original al día. Por este motivo, lo que lo ideal es aprovechar la curación de contenidos, retuiteando o volviendo a publicar un enlace, una foto o un vídeo que hayamos encontrado, para mantener así un ritmo de publicación constante.

Fases de la curación de contenidos

-Selecciona información relevante

En todo momento debemos tener presente el adjetivo “relevante” a la hora de seleccionar el contenido, ya que lo que buscamos es añadir valor con él. El contenido que seleccionemos debe ser útil y relevante para nuestro público, por lo que en primer lugar debemos entender qué es lo que ellos consideran como contenido de utilidad. 

Para realizar la selección del contenido puedes monitorizar las tendencias siguiendo hashtags en las redes sociales o apoyarte de herramientas de filtrado por categorías como lectores de feeds o agregadores de contenido. Algunas de las más útiles son Feedly, Pocket o Buffer.

-Filtra la información

Es posible que te sientas abrumado ante la gran cantidad de información que hay en Internet, pero ahí reside el trabajo de un buen curador de contenidos: separar el grano de la paja, sacando contenido útil de toda la maraña de información disponible.

Por ello el siguiente paso es filtrar la información recopilada. Aquí es donde tenemos que descartar opciones menos válidas de todo lo seleccionado. ¿Cómo filtramos? Pues aunque parezca obvio, leyendo bien los contenidos que hemos recopilado y sintetizándolos. Descarta todo lo que no encaje con tus objetivos de valor añadido y calidad y quédate con lo bueno.

-Organiza

Después de filtrar el contenido, debemos organizarlo y guardarlo con sus fuentes en un sistema de repositorio propio. Puedes usar carpetas locales o espacios de almacenamiento en la nube. Puedes etiquetar los recursos seleccionados, añadir notas, comentarios, resúmenes, todo lo que te permita localizar el contenido fácilmente para difundirlo más adelante.

-Crea y difunde

Recuerda que antes de compartir el contenido debes añadirle información de valor con unas pinceladas de copywriting de cosecha propia. No se trata de copiar el contenido elegido sino de crear uno nuevo que aporte algo sobre  nuestra marca. Puedes poner titulares de elaboración propia relacionados con tu marca o incluso añadir opiniones y experiencias.

Una vez que tengamos todo listo, el último paso es integrar todo este trabajo de selección en nuestra estrategia de contenidos. Lo compartiremos en las redes sociales en las que estemos presentes, lo añadiremos en los agregadores de noticias, en nuestro blog o lo enviaremos a nuestra newsletter.

Es muy importante que combines siempre contenido curado con contenido propio. La cantidad que deberíamos publicar de uno u otro puede variar. Puedes realizar una programación para redes sociales que tenga entre un 60% y un 80% de contenido curado, frente a un 20% o 30% propio. Aun así, recuerda la importancia de dar un contexto de por qué se está compartiendo, retuiteando o volviendo a publicar un contenido.

-Mide tus resultados

La última fase es, como siempre que aplicamos una estrategia de marketing digital, medir los resultados. Este te ayudará a saber qué tipo de contenido interesa más a nuestra audiencia y cuál tiene mayor engagement. También te ayudará a conocer más a tu audiencia y sobre qué tipo de contenido debes curar y crear en los siguientes procesos de curación.

Beneficios de la curación de contenidos

Como hemos visto, esta técnica te ayuda a que tu marca gane autoridad. Y es que al ofrecer información filtrada y valiosa a tu audiencia, eres percibido por los usuarios como un experto en tu nicho. Además, impulsa a tu marca a mejorar su presencia online y beneficia a tu SEO off page permitiéndote ganar enlaces externos

Recuerda, si necesitas ayuda para realizar tu curación de contenidos o en cualquier asunto relacionado con tu estrategia online, estaremos encantados de ayudarte.