Cómo elegir la mejor red social para impulsar tu negocio

Home » Blog » Cómo elegir la mejor red social para impulsar tu negocio

Posted on

 

Las redes sociales son, a día de hoy, una herramienta clave publicitaria indispensable para prácticamente todos los sectores y negocios.

Internet es un entorno clave desde el que podemos llegar a nuestro público objetivo. Solo en 2019 se estima, según analistas, que 2,7 mil millones de personas en todo el mundo serán usuarios activos de al menos, una de todas las redes sociales disponibles.

Pero no todas las redes sociales sirven para empujar todos los negocios, tenemos que tener en cuenta algunos factores, ¿cuáles? te preguntarás. No son demasiados ni es complejo entenderlos, pero sí que debes afinar bien. Vamos a verlos claramente para que pierdas el menor tiempo posible con tu estrategia.

 

1. Fija cuál es tu objetivo en redes sociales

Dependiendo de qué es lo que quieres conseguir de las redes sociales tendrás que elegir una(s) u otra(s). Por ejemplo, si lo que buscas es tener un buen servicio de atención al cliente, realizar promociones o anuncios y crear comunidad, Facebook y Twitter son tus redes clave.

Si tu negocio tiene una carga estética mucho más potente, lo ideal es compartir material visual a través de fotografías o diseños gráficos. En este caso Instagram, Pinterest y YouTube serían tus elegidas

Si lo que buscas es hacer networking, conectar con otros negocios y compartir tu contenido con empresas, LinkedIn es lo ideal.

Social media claves

2. Identifica a tu público objetivo en redes sociales

Una vez que tienes claro qué quieres conseguir tienes que pensar, ¿cuál es el perfil de mi cliente?

Es muy importante que segmentes, no solo antes de elegir la red, sino a la hora de funcionar dentro de ella.

Necesitarás saber cuál es el target del público al que te diriges, saber su edad, género, su estilo de vida e incluso su capacidad adquisitiva aproximada. De esto dependerá que sea una red u otra la que tengas que utilizar dado que, por ejemplo, demográficamente Instagram está más enfocada a gente más joven mientras que Facebook y Twitter lo están un público de más rango de edad.

En este caso es muy importante que tengas información sobre la cantidad de usuarios únicos activos que hay en cada red social y su demografía. Empresas de análisis como Statista ofrecen estos informes de manera gratuita.

3. ¿Qué hace mi competencia con sus redes sociales?

Esto es de vital importancia: conocer qué canales está usando la competencia es tremendamente importante y nos puede dar muchas (si no todas) las pistas para elegir cuál es la mejor red social para nuestra empresa.

Para ello debemos observar qué tipo de contenido está publicando, con qué regularidad publican o cuántos likes o shares alcanzan con cada post. Con estos datos podemos ver si esa red funciona y si realmente nos merece la pena utilizarla (incluso aplicar estrategias similares).

Para poder monitorizar el rendimiento de otras empresas en las redes sociales puedes utilizar herramientas como Brandwatch Analytics o Buzzsumo.

“Es mejor estar solo en una red pero optimizada que en todas haciendo nada”

 

¿Ahora qué hago con esta información?

Lo importante es que entiendas que no necesitas estar necesariamente en todas las redes, ya que si no son las correctas, suponen una pérdida de tiempo y por supuesto, de dinero.

Es muy importante que priorices en los puntos que hemos visto antes: objetivo de tu negocio y público objetivo. No hay que estar en todas partes, es mejor estar solo en una red haciéndolo muy bien que abarcando todas a medio gas.

Facebook por ejemplo, está recomendada para casi todos los negocios porque tiene un número tan grande y tan amplio demográficamente, que es difícil que no tengas alcance, pero eso sí, vas a tener que invertir dinero en publicidad para llegar a tu público objetivo, porque el alcance orgánico de Facebook es limitadísimo.

En el caso de Instagram, la media de edad de sus usuarios, según los últimos datos, está entre 16 y 35 años, aunque está aumentando considerablemente (para algo es la niña bonita de Facebook). El problema de Instagram es que está condicionada por su temido algoritmo. Este algoritmo se basa en estrategias de publicidad y cada vez da más y más poder a marcas más grandes.

La base en Instagram es, sin duda, incentivar e inspirar a tus seguidores para que promuevan tu marca y que así el algoritmo te trate con cariño o, pagar por publicidad como en el caso de Facebook.

Si hablamos de Twitter, la fugacidaz de su contenido hace que nos sirva para cosas muy concisas como la atención al cliente y la monitorización de nuestra marca (qué opinan de nosotros los clientes y demás). También está la parte de llevar tráfico a nuestro sitio web, lo que nos da un SEO off page muy interesante, pero para ello tenemos que tener buenos contenidos en nuestra web y un buen enganche en nuestras publicaciones.

 

Una vez elegida la red, ¿cómo consigo resultados?

Los comienzos son duros y como todo, si no cuentas con un profesional que se encargue de ello, se tratará de probar la técnica del ensayo y error, ya que no hay planes que garanticen al 100 % resultados.

Puedes ir probando, ver qué tipo de publicaciones enganchan más con tu público objetivo y te aportan notoriedad en la red pero como todo, si tienes la posibilidad y no mucho tiempo que perder, déjalo en manos de alguien experto. ¿Arreglarías tú mismo tu coche sin conocimientos mecánicos? Pues digamos que esto, es algo similar.

Por eso, y por si necesitas de la experiencia, dedicación y profundo conocimiento de los expertos, desde Comunicación y Punto te ayudaremos a elegir las mejores redes para impulsar tu negocio.