SEO Negativo: qué es y cómo protegerte de él

Home » Blog » SEO Negativo: qué es y cómo protegerte de él

Posted on

El SEO negativo, como su propio nombre indica, es todo lo contrario al SEO que habitualmente realizamos para conseguir los mejores puestos en los motores de búsqueda.

Pero a diferencia de el SEO estándar, el SEO negativo no es una práctica realizada por el dueño de un sitio web sino que se trata de un ataque destinado a dañar el posicionamiento web y la reputación online.

Generalmente estos ataques, que puede llegar incluso a provocar que Google penalice y desindexe una página Web, provienen de empresas de la competencia.

Efectivamente se trata de una práctica nada ética ni limpia, pero desafortunadamente, se lleva a cabo, especialmente cuando tu sitio web está bien posicionado y tiene éxito.

Las prácticas de SEO negativo más habituales

La más habitual de todas las técnicas de SEO negativo es la de utilizar backlinks de baja calidad.

¿Por qué es una de las más habituales? Porque es sencilla y económica. Se trata de comentar e insertar enlaces que redireccionan a tu sitio web de forma masiva en blogs que generalmente no están siendo monitorizados.

Google en una de las actualizaciones de su algoritmo comenzó a penalizar los enlaces que se publicaban en otros blogs o comentarios, por ese motivo, si alguien comienza a publicar enlaces tuyos de forma masiva, puedes perder posiciones drásticamente en el buscador.

 

¿Y cómo puedes detectar que alguien está llevando a cabo este tipo de práctica?

Una de las formas más habituales es observar desde Google Search Console la procedencia de las visitas a tu sitio web, pero también existen herramientas que monitorizan y alertan sobre este tipo de prácticas.

Una de las más recomendadas es Ahrefs, ya que te permite ver cuáles son estos enlaces, dónde están, y cuáles son las palabras que a las que enlazan.

Pero este tipo de ataques pueden ser aún más duros si los enlaces utilizan en el texto ancla (el texto que enlaza) las palabras clave con las que posicionamos nuestro sitio web, por lo que es importante ir controlando de manera constante de dónde proviene nuestro tráfico antes de que el mal esté hecho.

Duplicar contenido

Otra de las prácticas más comunes es la de duplicar el contenido.

En este caso se duplica el contenido de nuestra página en web en sitios a través de las RSS de un blog.  También puede suceder que la competencia duplique nuestros contenidos para distribuirlos sin citar nuestra autoría.

En este caso lo mejor es prevenir. Si creamos una entrada en nuestro blog lo mejor es que indexemos los artículos nada más publicarlos para que Google lo tome como contenido original y descarte en el posicionamiento el contenido duplicado.

Intención de búsqueda y SEO semántico

El SEO negativo afecta a todos

El SEO negativo nos afecta a todos los que competimos por el ranking en los buscadores.

Cualquiera puede ser víctima, desde empresas grandes hasta creadores de contenidos en blogs, por lo que es importante que se busquen soluciones para combatir y prevenir dichas prácticas.

Si necesitas con tu SEO o soluciones antes un ataque de SEO negativo, hablemos.