Redes Sociales: ¿cada cuánto tiempo debo publicar?

Home » » Categoría Blog 1 » Redes Sociales: ¿cada cuánto tiempo debo publicar?

Posted on

Una de las preguntas más frecuentes cuando gestionamos nuestras redes sociales es: ¿con qué frecuencia debo publicar en ellas?

La respuesta depende de muchos factores, así que en este artículo vamos a resumir las pautas principales que debemos seguir para determinar la frecuencia con la que una marca debe publicar contenido en sus redes sociales.

Lo primero es tener claro que no hay número mágico ni exacto. La cantidad de actualizaciones que debemos añadir a nuestras redes sociales está determinada por muchos factores, incluido el nicho de mercado de nuestra marca, lo que hace nuestra competencia y por supuesto, cómo actúa nuestra audiencia. No hay dos cuentas, incluso dentro de un mismo segmento de mercado, que tengan las mismas necesidades.

En algunos casos no necesitarás publicar todos los días ni por supuesto, publicar varias veces al día. Y es que con la disminución del alcance orgánico debido a los cambios en los algoritmos, dedicar tiempo a interactuar con nuestra comunidad, buscar y participar en las conversaciones, es tan importante como publicar actualizaciones.

Bajo esta premisa, son dos los principales aspectos que determinan la frecuencia con la que deberíamos publicar en nuestras redes sociales.

1.Nuestros objetivos

En primer lugar debes tener claro cuáles son tus objetivos a conseguir con las redes sociales. Esto determinará los temas en los que querrás centrar tus actualizaciones  y sobre todo, gestionar tu calendario de contenido. Con la idea clara de qué queremos conseguir y a quién queremos llegar, veamos qué hacer en cada red.

 

2. Las redes en la que te estás concentrando

Cada red tiene sus pautas basadas en su propia naturaleza y en la de los algoritmos que las manejan. Esto es algo que no debemos pasar por alto si queremos llegar correctamente a nuestra audiencia, así que elige cuál es la tuya (o cuáles) y toma nota.

Facebook

Facebook es una de las redes en las que más hemos notado los cambios recientes en su algoritmo. Además, a diferencia de Twitter, es una red con una baja frecuencia de actualización y las publicaciones permanecen durante más tiempo “ancladas” al timeline de los usuarios.

Si tenemos controladas las horas en las que nuestro público objetivo está conectado, será sencillo publicar una actualización de estado eficiente, por lo que no es necesario publicar demasiado. En términos generales, lo ideal es realizar entre una y dos actualizaciones de estado por día en nuestro horario de mayor audiencia.

Twitter

En el caso de Twitter las cosas tornan distintas, ya que la red social de microblogging tiene una dinámica completamente distinta a la de Facebook. Según algunos estudios , cada mensaje tiene como mucho media hora de vida. Bajo esta premisa y para obtener un alcance óptimo, lo ideal es publicar una media de tres a cuatro tweets diarios.

Es importante espaciarlos y nuevamente, elegir las horas de alcance correctas para llegar a nuestro público objetivo y así evitar que las actualizaciones pasen sin pena ni gloria por el feed de la red social o resultar cargantes a la audiencia.

LinkedIn

LinkedIn es una real social un tanto especial y como tal, debemos tratarla a la hora de publicar nuestro contenido. Aquí debemos tener una frecuencia más baja y centrarnos sobre todo en la calidad el contenido. La propia plataforma recomienda en su sitio de soporte una media veinte publicaciones al mes.

Por otro lado, no debemos olvidar que no es una red social al uso, sino que tiene un enfoque profesional, por lo que los días más activos en LinkedIn son de lunes a viernes, especialmente por la mañana, mientras que por las tardes y los fines de semana nuestro alcance será mucho menor. Si quieres saber cómo potenciar tu contenido en LinkedIn te recomendamos que le eches un vistazo a nuestro artículo sobre cómo potenciar tu contenido en LinkedIn.

Instagram

Por último pero no menos importante, tenemos la red social de moda, una de las preferidas por las marcas debido a su gran crecimiento en usuarios en los últimos dos años, y por su amplio espectro de público. Instagram tiene dos vías para la empresa: el timeline o feed normal y las stories.

En el primer caso no debemos saturar a la audiencia ya que además, el algoritmo de Instagram cambió recientemente haciendo mucho daño a aquellos que usan la plataforma como vía publicitaria.

Tras este cambio, Instagram ya no muestra las publicaciones por fecha, así que es mejor publicar como mucho una vez al día y sobre todo, no olvidar utilizar las stories para mencionar que tenemos una nueva publicación en el feed y así evitar que pase desapercibida.

Aquí vemos un ejemplo de cómo usar las stories para avisar a nuestra audiencia de que tenemos una nueva publicación en nuestro perfil.

En el caso de las stories (el recurso más popular de la red social a día de hoy) tenemos “barra libre”. Aquí no tenemos el problema de que las publicaciones se difuminen entre el contenido de los demás, ya que nuestros seguidores tienen acceso directo a él aunque no se encuentren conectados en el momento de su publicación.

Además, Instagram no tiene un algoritmo que penalice o premie en relación a la cantidad de historias que se publiquen, por lo que sin saturar demasiado, podemos publicar todas las veces al día que consideremos conveniente.

Calidad vs cantidad

Como vemos, cada red social tiene sus peculiaridades respecto a la frecuencia con la que debemos publicar en ellas para obtener resultados, pero como en todo, “más vale poco y bueno que mucho y malo“. Un contenido de calidad siempre tendrá un mayor alcance debido a una mayor interacción de los usuarios, mientras que un contenido mediocre pasará sin pena ni gloria por la vorágine de los timelines.

Si necesitas ayuda en la creación de tu contenido, las frecuencias de publicaciones o el análisis de tu audiencia en redes, aprovecha nuestra experiencia y conocimiento y contacta con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.